No hay nunca un porqué para un recuerdo; llega de repente así, sin pedir permiso. Y nunca sabes cuando se marchará. Lo único que sabes es que volverá.
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.